Loading

wait a moment

Las matemáticas en el póker, consigue una buena mano

El póker es uno de los juegos más populares y más divertidos del mundo, además de los más jugados ya sea con amigos o de forma competitiva y profesional, incluso hay mucha gente que tiene la suerte de poder ganar unos ingresos extras con este juego de cartas. Algunas personas creen que se trata de una actividad simple sobre una mesa pero lo que no saben es la cantidad de emociones y suspenso que puede haber en una partida.

Saca las probabilidades

Los mejores jugadores del mundo deben tener un buen conocimiento acerca de un montón de variables, entre las que están incluidas las expresiones de los jugadores y las probabilidades de que salga alguna u otra carta en una mano o en la mesa. No es para nada un juego fácil ni siquiera en los niveles más básicos; uno al principio puede llegar a ser supersticioso pero a la hora de apostar la suerte no es suficiente.

Es por es que una gran cantidad de jugadores en todo el mundo aprenden a aplicar las matemáticas al juego mismo, sobre todo porque cualquier tipo de ventaja mínima tanto en la comprensión del juego como en el desarrollo mismo, puede llegar a ser crucial.

Para muchos todo se reduce al simple hecho de intentar predecir qué posibilidad hay de que la mano sea buena o que salga una u otra carta; pero la realidad es que el juego en sí está lleno de datos que van más allá de lo que puedas ver en tu mano. Debes recordar que no eres el único jugador, que también hay otras personas que están buscando las mismas posibilidades que tú de que les salga algo bueno. 

Tus gestos y lenguaje no verbal también son importantes

Sin embargo, no se puede dejar de lado el hecho de que en el póker también es un juego en el que muchos factores están incluidos. Cómo ya se mencionó anteriormente, las expresiones y actitudes de los demás jugadores y competidores también son algo muy importante a tomar en cuenta.

Es por eso que muchos de los grandes son capaces de ganar aun sin tener una mano alta, debido a la capacidad para engañar y persuadir a sus contrincantes. Todos hemos visto o hemos sabido alguna vez de alguien que sin tener una buena mano, de hecho sin tener nada prácticamente, fue capaz de llevarse todo lo que había encima de la mesa.

Eso es otra cosa a tomar en cuenta: las apuestas. El hecho de saber administrar la cantidad y “jugar” con la mente de los demás (cosa que la final puede ser contraproducente debido a que se puede perder todo) llega a ser determinante en una partida. 

La mejor manera de poder progresar en esto es estudiar las posibilidades y comenzar a practicar de una vez; sobre todo si es un medio virtual. Es por ello que existe internet, esta herramienta nos permitirá ahondar por parte de profesionales las estadísticas exactas cuando de probabilidades de obtener una mano se trata. Aunado a esto, en línea hay un montón de casinos en línea que podemos consultar.

De todas maneras siempre debes recordar que si hay dinero de por medio es mejor apostar con la mayor inteligencia posible y tomar en cuenta todas las variables que puedas.