Loading

wait a moment

Diviértete con las matemáticas

Las matemáticas son unas de las más importantes materias de la educación inicial, por desgracia también es una de las que tiene más trabas a la hora de aprender debido a la idea de aburrimiento que se ha formado a su alrededor, sin embargo existen algunos trucos para que aprender con números no sea más que un juego donde tanto niños como adultos tendrán horas de diversión.

Estos son trucos que fácilmente se pueden poner en práctica en cualquier situación del día a día, para crear una visión totalmente distinta y entretenida hacer cuentas con números al ligarlas con las tareas del hogar, juegos y situaciones de la vida real que hará a los niños  amar las cuentas.

Aprovecha la cotidianidad

Hay muchas oportunidades para practicar matemáticas y que los niños se sientan parte de la ayuda a la limpieza del hogar y al mismo tiempo hacerles ver que los números se usan en casa como elemento de diversión, en el momento de lavar los cubiertos, puedes pedirle ayuda para clasificarlos en montones y sumar cada uno.

Este truco también funciona con la ropa, puede separarla por color, por tipos o por tamaños para luego sumarlos, incluso puedes utilizar sus propios juguetes y que uno a uno los guarde en el cajón o puedes usar sus animalitos y tomar ayuda de un libro para separarlos por grupos, como una vaca de granja, un tigre  salvajes o un lindo perro doméstico, cada uno en un conjunto distinto.

Resolviendo problemas

La clave para interesar a los niños sobre los números es mostrarle cómo los pueden aplicar en la vida cotidiana, enséñale situaciones con la cual se sienta identificado y pueda calcular fácilmente, como los minutos que tardaron de un lugar a otro o cuántos minutos se demora comiendo un helado.

En el momento que se encuentren en el supermercado puedes plantearle juegos divertidos que lo entretendrá y con los que tendrán que utilizar números para poder resolver, uno de los juegos puede ser calcular el costo de cada alimento que entre en el carrito, que cantidad de productos es necesaria para llevar a casa o los gramos de materiales se necesitarán para realizar alguna receta.

Jugar con contenedores

Los colores son una herramienta indispensable para enseñar a los más pequeños, puedes utilizar contenedores de plástico reciclado y pedirle que inserte cualquier elemento que pueda entrar en él obedeciendo la identificación de cada envase con un color distinto y que lleve la cuenta de cuántos elementos hay en cada color. Otra forma es llevar la cuenta de los contenedores de alimentos que hay en la casa y clasificarlos por el tipo de alimento que lleva en su interior.

Incluso puedes pedirle que alinee los envases de mayor a menor, haciendo uso de las distintas medidas y de los distintos tamaños.

Con estos trucos no es tan difícil despertar en interés de los más pequeños en las matemáticas, puedes hacer de las cuentas algo mucho más divertido y aprender juntos en cualquier momento que lo necesites.